¡Esta canción es una tortura!

Junto con técnicas de privación de sueño y otros juegos psicológicos, la música es una potente arma. Las canciones para torturar tienen un fin fundamental y es que la música suele variar nuestra percepción de las cosas de manera que ayuda a romper la voluntad. 

Imagen de buenamusica.com

Imagen de buenamusica.com

Torturadores estadounidenses retirados incorporan la canción principal de Barrio Sésamo entre sus favoritas para torturar en los servicios secretos. Su tono alegre, infantil y ridículo ha roto más de una voluntad.

Junto con técnicas de privación de sueño y otros juegos psicológicos, la música es una potente arma. Las canciones para torturar tienen un fin fundamental y es que la música suele variar nuestra percepción de las cosas de manera que ayuda a romper la voluntad.  La canción de Barney el dinosaurio, según un operativo del ejército americano, ha sido ampliamente utilizada no solo para torturar sino también para reforzar la fuerza de voluntad de los soldados. Hasta 45 horas han estado escuchándola en algunos casos.

La siguiente canción de esta lista de canciones para torturar la canta un rapero, Eminem. Benyam Mohammad, un detenido en la prisión de Kabul confirmó a los defensores de los Derechos Humanos haber estado escuchando esta canción y alguna más de Dr. Dre durante 20 días seguidos, además de haber sido privado de comida y agua. Según contó a los servicios de protección, algunos de sus compañeros simplemente comenzaban a golpearse la cabeza en la celda de al lado además de gritar enajenados por completo.

El jefe, Brush Springsteen también entra dentro de esta lista de canciones de tortura. Muchos de los presos de Guantánamo confirmaron despertarse cada mañana con esta canción durante los varios años que duró su cautiverio. No les ponían esta canción por mera casualidad…

Para unos una tortura, para otros música para los oídos. Lo que está claro es que  la música tiene una gran capacidad para cambiar nuestro estado de humor. En algunas ocasiones,  los servicios de defensa militares han hecho uso de la música para complementar sus métodos de tortura. La tortura auditiva, por supuesto, no es para nada nuestra intención.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s